3 y 6 Cuotas SIN INTERÉS - Envíos GRATIS a todo el País

      

Beneficios del porteo ergonómico para el bebé

-Le ayuda a calmarse y a sentirse más seguro al estar en contacto directo con el pecho de su madre, su padre o el porteador que le lleve.

-Esto contribuye a su correcto desarrollo cerebral, pues el cerebro del bebé se moldea en base a las experiencias vividas en los primeros años de vida. En este sentido, la crianza afectuosa, sentirse atendido, y responder a su necesidad de contacto repercute positivamente..

-Los bebés necesitan calor, seguridad, confort, protección y amor. Todo esto lo encuentran cuando son tomados en brazos o porteados, de ahí que la mayoría de los bebés dejen de llorar y se duerman enseguida cuando los colocamos en el portabebé.

-Mejora su desarrollo físico puesto que se respeta la postura natural de su espalda (arqueada en forma de 'C') que es la misma que tenía dentro del útero materno. También previene la plagiocefalia, al no estar continuamente tumbado sobre una superficie plana, y se favorece el correcto desarrollo de la cadera, ayudando a prevenir la displasia.

-La posición erguida alivia los síntomas de reflujo, los gases y cólicos del lactante.

 

 


Beneficios del porteo ergonómico para el porteador

-Cuando se portea delante o a la cadera, el porteo facilita la lactancia materna, ya que con un simple gesto el bebé puede tener acceso al pecho de mamá.

-Al tiempo que se atiende al bebé, las manos quedan libres para hacer casi cualquier otra tarea, tanto fuera como dentro de casa. Algunos ejemplos son: comprar y cargar las bolsas, trabajar delante del ordenador, atender a otros niños (en caso de tener más hijos), realizar tareas domésticas, comer sin interrupciones, cocinar en frío, bañarnos en la piscina y el mar de forma más segura con nuestro bebé (utilizando portabebés acuáticos)...

-Se fortalece el vínculo afectivo con el bebé.

-Las necesidades del bebé pueden ser atendidas de manera inmediata, ya que al tenerlo pegado al pecho captaremos rápidamente señales de hambre o malestar, antes incluso de que llegue a llorar.